¿Has tenido que quedarte en casa estas vacaciones de verano?

Puede que no dispongas del presupuesto necesario o que te hayas quedado sin tiempo de reservar tu estancia en un hotel paradisíaco. No te preocupes, aún estás a tiempo de pasar unas magníficas vacaciones sin salir de tu ciudad. Recuerda que lo fundamental como siempre es la actitud. Podrás pasar unas vacaciones en casa fantásticas, disfrutar, descansar, retomar el contacto contigo mismo y con las personas que te importan. Además, ahorrarás dinero.

Una tendencia en auge

A continuación, te vamos a dar alternativas para pasar unas estupendas vacaciones en casa. Aunque suene contradictorio, es posible. De hecho, ya existe un término que hace referencia a esta situación. Se trata de un nuevo concepto que vino con la crisis y se ha quedado entre nosotros: staycation. Es un neologismo resultante de juntar dos palabras inglesas: stay (estar o quedarse) y vacation (vacaciones). Esta tendencia consiste, como su nombre indica, en quedarse en casa durante las vacaciones. Pero no quedarse cual jubilado a pasear y mirar obras (abundantes en tiempos estivales, por otra parte). La idea es planificar unas auténticas vacaciones pero sin moverte de tu ciudad o, al menos, de tu zona.

Pasos previos a considerar

En primer lugar, realiza un organigrama de actividades. Insistiremos en la necesidad de la organización, no sólo por el ahorro de tiempo y dinero, sino también porque tener una agenda completa nos da sensación de tranquilidad y seguridad. Por supuesto, cuenta con que habrá imprevistos y no te estreses si éstos ocurren. No olvides que estás de vacaciones, y debes tener actitud de vacaciones (take it easy). A continuación, establece un presupuesto acorde a tu planificación. Sé flexible pero ten en cuenta las actividades programadas y sus gastos correspondientes. Intenta buscar actividades gratuitas en tu ciudad, en verano dispones de un amplio abanico de ellas.

Las 10 propuestas para tus vacaciones en casa

1. Retoma la lectura

Lee los libros que te recomendaron durante el año o que siempre habías querido leer pero nunca habías tenido tiempo. Acércate a la biblioteca e incluso podrás leer el libro in situ con aire acondicionado y así ahorras gastos en electricidad y de paso sales de casa, ¡todo son ventajas!

2. Visita los museos de tu ciudad

Curiosamente, no solemos conocer nuestro entorno, así que es una magnífica oportunidad para actualizar tu bagaje cultural. Consulta las exposiciones temporales y las actividades culturales y, sobre todo, no olvides consultar los descuentos en las entradas para desempleados, estudiantes y demás colectivos. Además, en muchos casos, hay un día de visita gratuita, ¡ése será el día escogido!

3. Viaja

Sí, ya sé que te has quedado en casa, que no puedes viajar, pero visitar el municipio de al lado también es un viaje. Puedes aprovechar para conocer pueblos o ciudades cercanas. En un día puedes ver muchas cosas, llévate la comida de casa y comerás barato y al fresco. Podrás pasear por calles nuevas, te sorprenderá descubrir maravillas tan cercanas.
“Visitar el municipio de al lado también es un viaje”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

4. Disfruta de la gastronomía

El verano es tiempo de manjares como la paella, el gazpacho o la ensaladilla rusa. No obstante, no te prives de un buen cocido o una contundente fabada. Total, luego no tienes que ir a trabajar, así que tus compañeros no lo sufrirán…

5.Realiza alguna excursión en bici

Recuerda que “las bicicletas son para el verano”. No existe un medio de transporte más sano y económico. De paso, podrás disfrutar de buenas vistas y hacer ejercicio. Incluso puedes ir después de tomarte la fabada que te recomendaba en el punto anterior…

6. Practica deporte al aire libre

No sólo montar en bici. Es una ocasión para salir al parque a correr, a realizar gimnasia en lugares indicados para ello en la ciudad o jugar algún partidito de futbol u otro deporte con los amigos. Todo esto a primera o última hora del día, tampoco es plan de acabar en el hospital y terminar con nuestras magníficas vacaciones en casa. Que pases las vacaciones en casa no significa que no salgas a la calle. Por último pero no menos importante, te pondrás en forma y empezar la operación bikini (para el próximo verano, no te estreses, son vacaciones).

7. Vete a la piscina

Un clásico del verano. Suele ser más barato para los ciudadanos empadronados en la ciudad y también hay bonos de 10 o 20 baños. Date un chapuzón refrescante, juega a las cartas, échate una siesta al sol y ponte rojo cual Señor Cangrejo. Es lo más parecido a una playa del Caribe sin salir de tu municipio.

8. Disfruta de una noche de juegos con tu pareja y/o amigos

Los juegos de mesa son un excelente entretenimiento, desde un parchís u oca, hasta la última extensión del Carcassonne. Además, las vacaciones en casa son mejores si son compartidas. Es un momento ideal para retomar el contacto con el niño o niña que llevas dentro.

9. Ve tus series y películas favoritas

Parece algo insignificante pero con el ritmo de vida actual se agradece poder ver una película tranquilamente con tu pareja en el sofá, tomándote un refresco. O incluso pasarte horas viendo una temporada entera de tu serie favorita sin tener que mirar el reloj ni preocuparte del madrugón del día siguiente.

10. Medita

Es una gran oportunidad para empezar. Nunca tenemos tiempo para estar en silencio con nosotros mismos. En vacaciones no hay excusas. Al menos, puedes probar la experiencia. Es gratis, en Internet tienes disponibles vídeos y audios con todo tipo de meditaciones. Mi recomendación es empezar con las meditaciones guiadas y luego seguir progresando hasta no necesitar los audios, pero cada uno debe realizar su camino. Si pruebas y repites unas pocas veces, te engancharás y te cambiará la vida… a mejor. Doy fe de ello.

Conclusión

En definitiva, desconecta. Este es el objetivo fundamental, no hay que olvidar que se trata de unas vacaciones. Para ello, como hemos visto, no consiste sólo en dejar de hacer tus actividades habituales, sino de realizar otras que te aporten distensión, salud y bienestar. Nada de trabajo, obligaciones o compromisos familiares. Hay que ser firme, el descanso es algo muy serio. Recuerda que has trabajado muy duro durante el año y te lo mereces.
“Hay que ser firme, el descanso es algo muy serio.”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

!Felices vacaciones en casa!

¿Te ha gustado el artículo?

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 basado en 1 votos
promedio 5,00 de 5 estrellas
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!