Antes de desmontar las creencias erróneas sobre el dinero, vamos a definir los términos de los que hablaremos. Una creencia es una afirmación o premisa que influye sobre nuestro pensamiento y nuestra conducta, sin que esa afirmación esté demostrada ni haya pruebas de que sea cierta. Sus raíces deberían buscarse en el pasado. Lo que hemos oído en casa, en la escuela o en la calle, en la tele, etc… De hecho, lo más probable es que no recordemos su origen pero suele venir de fuera.

No somos conscientes de que somos rehenes de nuestras creencias, y que éstas determinan las cosas que nos suceden en la vida, a veces en mayor medida que la realidad misma. Estamos hablando, por supuesto, de creencias disfuncionales o limitantes. Por otro lado, existen creencias que nos hacen crecer y prosperar, pero de ésas ya hablaremos en otros posts.

En este artículo nos referimos a la famosa “profecía autocumplida”. Es un concepto de Robert King Merton, (sociólogo estadounidense, investigador y profesor de Harvard). No es más que una falsa creencia que, directa o indirectamente, acaba cumpliéndose. En el caso de las creencias sobre el dinero, éstas se establecieron firmemente en nuestras mentes y nos impidieron crear riqueza y abundancia en nuestras vidas. Es hora de examinar las más frecuentes para ponerles fin.

1. Para hacerse rico hay que trabajar mucho y duro

Esta afirmación probablemente la hayas escuchado en casa. Es una de las creencias erróneas sobre el dinero heredadas. Si se ha establecido en tu cabeza, trabajarás duro toda la vida y obtendrás un salario escaso. Además, te impedirá la posibilidad de ganar mucho dinero. De hecho, uno puede hacerse rico de muchas maneras. Una de las menos probables es trabajando, al menos trabajando para otros. La clave no está en la cantidad, sino en la calidad del trabajo y en lo que éste aporte a la sociedad. De hecho, las personas con los trabajos más duros, como los mineros o los que tienen más de un empleo no son precisamente ricos. En definitiva, tendrás que trabajar pero la cantidad de dinero que ganes no será directamente proporcional a la dureza del trabajo o a la cantidad de horas que le dediques. Sin olvidar que existen otras formas de generar riqueza.
“Uno puede hacerse rico de muchas maneras. Una de las menos probables es trabajando, al menos trabajando para otros”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

2. El dinero no es importante

Esta premisa aleja el dinero de tu vida. Si no valoras algo, nunca lo conseguirás. Si el dinero no es importante, ¿por qué pasas 40 horas o más a la semana en un empleo durante tantos años?, o ¿si te tocaran millones de euros en la lotería mañana vivirías de la misma manera? Reflexiona acerca de esto, sé sincero contigo mismo. El dinero te ofrece libertad y tiempo, como dijo Dostoyevski: “El dinero es libertad acuñada”. Es de las creencias erróneas sobre el dinero que debes cambiar primero.
“El dinero es libertad acuñada”. (F. Dostoyevski) Clic para tuitear

3. No se puede ganar dinero haciendo lo que te gusta

Ésta es una de las creencias erróneas sobre el dinero más dañinas. Por el contrario, a las personas que mejor les va en su trabajo, las que ganan más dinero, son aquellas que disfrutan con lo que hacen. Necesitas tener pasión por lo que haces. No sé si serás rico, pero al menos serás feliz porque harás lo que te llena. Cualquier cosa que se te ocurra y te interese, tiene cabida en la Red. Imagina que eres bueno en una actividad muy poco frecuente y crees que a nadie le puede interesar. Pues hasta la idea aparentemente más disparatada encuentra su público objetivo, su nicho (o micronicho) en Internet. Así que, si tienes una idea o eres bueno en algo, pero no sabes cómo promocionarte por Internet ni posicionarte en la Red, podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros para recibir más información y asesoramiento gratuito.

4. El dinero corrompe a las personas

Es otra creencia limitante. El dinero no es bueno ni malo en sí mismo, es neutro, depende del uso que se le dé, exactamente igual que un cuchillo o Internet. Si deseas hacer algo bueno para la sociedad, será mejor que tengas dinero. Hay grandes iniciativas sociales y humanitarias, pero todas ellas necesitan ingentes cantidades de dinero para funcionar. Muchos millonarios colaboran con estas organizaciones. No son corruptos, sino personas honestas. Claro que hay muchos ricos corruptos; al igual que existen personas deshonestas pobres. De hecho, a veces sucede justo al contrario de lo que dicta la creencia. Como dijo Peter Ustinov, “el dinero corrompe, sobre todo a aquellos que no lo tienen”.
“El dinero no es bueno ni malo en sí mismo, es neutro, depende del uso que se le dé, exactamente igual que un cuchillo o Internet”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear
“El dinero corrompe, sobre todo a aquellos que no lo tienen”. (Peter Ustinov) Clic para tuitear

5. Si gano dinero, otros lo pierden. No hay suficiente dinero para todos

Todo el dinero que existe en el mundo es ficticio. El patrón oro se abolió en la década de los 70 del pasado siglo. Las monedas y billetes actuales ya no están respaldadas por oro. Nadie sabe cuánto dinero hay en el mundo. Por tanto, se puede generar riqueza. Hay dinero para todos. Como decía Kiyosaki en su best-seller “Padre rico, padre pobre”, los ricos inventan el dinero. La clave está en aportar valor, ser útil a los demás. No olvidemos que, en el mundo de los negocios, hay que buscar la satisfacción propia y ajena. Es el llamado paradigma “win-win” (yo gano, tú ganas). No obstante, sigue siendo una de las creencias erróneas sobre el dinero más recurrentes. Recuerda que el hecho de que la mayoría de las personas que nos rodean sean pobres no es responsabilidad nuestra. Todos somos creadores de nuestro propio destino.

6. Si naces pobre, morirás pobre

Esta es una excelente manera de poner la responsabilidad de tu vida en las circunstancias externas. De esta forma piensan los que no quieren hacer nada para cambiar su situación. De hecho, la mayoría de los multimillonarios de fama mundial provienen de familias pobres. Y ese porcentaje es mucho mayor en nuestros días, con la existencia de Internet y la globalización. ¿Quién no conoce a Mark Zuckerberg? o muchos otros menos conocidos pero igualmente millonarios. Por tanto, tú puedes cambiar tu destino pero primero, debes cambiar tus creencias. Todo comienza en la mente.

7. La riqueza no da la felicidad

Te advierto que la pobreza tampoco. Puestos a elegir, yo prefiero ser rico. No sé si la riqueza da la felicidad, pero sí está comprobado que la felicidad genera éxito. Por tanto, si eres feliz, te irá mejor económicamente. Por último, está claro que la riqueza no proporciona la felicidad en sí misma, pero nos proporciona comodidades que nos harán la vida más fácil. Puedes permitirte viajar, disfrutar de la vida, cuidar a tus seres queridos. En último término, la felicidad es una decisión; se puede ser feliz sin nada pero es mejor disponer de cierto patrimonio, por si acaso…
“La riqueza no da la felicidad. La pobreza tampoco”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

8. Hay que tener dinero para hacer dinero

Antes del siglo XXI era muy complicado. Hoy en día, en la era de la información, todo ha cambiado. Ya no existen limitaciones, no se necesita gran cantidad de dinero para comenzar, sino ser creativo, resolver problemas, tener ideas. Sólo necesitas una conexión a Internet y un dispositivo desde el que escribir. Podrás empezar de cero e ir probando. Existen miles de empresas emergentes o startups (empresas de nueva creación con una base tecnológica frecuentemente relacionadas con Internet y las TICs) que comenzaron mal y han terminado triunfando. Todo ello con muy pocos gastos, ya que debido a sus características, necesitan unos costes iniciales y de desarrollo bajos. El lema de las startup es “fracasa rápido, fracasa barato y cuando fracasas aprende”. Está al alcance de cualquiera.
“Fracasa rápido, fracasa barato y, sobre todo, aprende de ello”. (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

9. Si tengo dinero, debo guardarlo “por si acaso”

Hay que admitir que es de las creencias erróneas sobre el dinero menos perjudiciales. Esto se lo hemos escuchado a nuestros abuelos muchas veces. Si ganas dinero, debes guardarlo para las “vacas flacas”. Por supuesto, el ahorro es un componente clave en la ecuación financiera, de hecho es de lo que trata nuestro blog. No obstante, además de ahorrar, tenemos que saber gastar nuestro dinero, sobre todo si disponemos de un flujo del mismo. De nada sirve ser el más rico del cementerio. En consecuencia, hay que encontrar un término medio que nos permita disfrutar de nuestro dinero, ahorrar algo y sobre todo, invertir. Recuerda que la mejor inversión que puedes hacer es invertir en ti mismo, nada ni nadie podrá quitártelo. Parafraseando a Aristóteles, diremos que “La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión”.
“La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión” (Aristóteles) Clic para tuitear

10 No hay dinero, la crisis se lo llevó todo

Es una de las creencias erróneas sobre el dinero más recientes. Está extendida en ciertas partes y lleva al conformismo, a la impotencia y a la inacción. En el fondo es cómoda. Si no hay posibilidades de prosperar, no se puede hacer nada. Así que nos sentamos y no hacemos nada. Es justo al contrario. La crisis se llevó muchas cosas, entre ellas empleos que nunca volverán pero nos trajo nuevas maneras de enfrentarse a los problemas, además de nuevos tipos de empleos. El paradigma ha cambiado. La era industrial o incluso post-industrial ya pasó. Estamos en la era de la información, del conocimiento. Existen nuevas oportunidades y cada día se crean más. Quién supera la crisis, se supera a sí mismo, ya lo dijo Einstein.
“Quién supera la crisis, se supera a sí mismo”. (A. Einstein) Clic para tuitear

Y tú, ¿qué creencias erróneas sobre el dinero tienes? Compártelas y te ayudaremos a desmontarlas

¿Te ha gustado el artículo?

2 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 5 basado en 2 votos
promedio 5,00 de 5 estrellas
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!