¿Misión imposible?

Ahorro y Navidad son términos aparentemente contradictorios. Se avecinan unos tiempos difíciles, en los que parece inevitable gastar más de lo habitual. En esta época del año nadie está dispuesto a escatimar. Según el último “Estudio de consumo Navideño', realizado por la consultora Deloitte, el gasto medio por familia durante las Navidades es de 633 euros entre regalos y ocio, cifra nada desdeñable. Ahorrar en Navidad parece misión imposible. ¿Cómo podemos evitar que nuestra cuenta corriente baje y baje sin parar?

Una sucesión interminable de gastos

Primero, vienen las comidas o cenas de empresa, en las que verás hacer el ridículo a tu jefe e intentarás no hacerlo tú. A continuación las cenas con amigos, mucho más relajadas y divertidas, en las que te dolerá menos gastarte la pasta. Todo esto antes de las fechas navideñas propiamente dichas. Esto es, la temida cena de Nochebuena con el cuñado, la suegra, los sobrinos y demás. Recuerda que Papá Noel también llega a nuestro país, así que toca hacer regalos. Llegamos a la Nochevieja: cotillón, trajes y vestidos de gala para la fiesta con barra libre. Al día siguiente, comida de Año Nuevo. A esto hay que añadirle los viajes y desplazamientos. Y por último llegan los Reyes Magos que, lejos de traernos regalos como al Niño Jesús, nos dejan temblando la cuenta corriente, justo para empezar la temida Cuesta de Enero.

Ahorrar en Navidad sin dejar de disfrutar

No obstante, es posible ahorrar en Navidad disfrutando de los momentos y de las personas con las que los compartiremos. Vamos a explicar algunas estrategias comprobadas por nosotros para sobrevivir a estas fiestas.

1. Realiza un presupuesto

Nuestro principal aliado es la planificación. Calcula todos los gastos antes de lanzarte a la vorágine consumidora. Una buena opción es dividir el presupuesto en distintos apartados: comidas, regalos (juguetes, ropa, complementos, etc.), cenas de empresa y/o amigos, fiesta de Nochevieja y viajes. A continación destina una cantidad determinada de dinero a cada uno. La elaboración de presupuestos es algo que recomendamos siempre en el mundo del ahorro.

2. Adelanta las compras

Para ello, ve vaciando el congelador unos días o semanas antes para poder aprovisionarte bien. Puedes congelar sin miedo los alimentos destinados a las cenas navideñas, puesto que conservan las mismas propiedades que sus homólogos frescos. Además, hay que tener en cuenta que los establecimientos comerciales están subiendo los precios con bastante antelación. A este paso, para poder ahorrar en Navidad, habrá que hacer la compra en septiembre, a la vuelta de la playa. No obstante, como diría nuestro ilustrado amigo Rousseau:
“Es una previsión muy necesaria comprender que no es posible preverlo todo” (Jean-Jacques Rousseau) Clic para tuitear

3. Compra sólo lo que necesites

Siguiendo la línea de los consejos anteriores, tras haber realizado la lista de la compra, cíñete a ella y no te dejes seducir por el espíritu navideño del consumo ni por las promociones que pueblan los supermercados en estas fechas. De hecho, recomendamos pasar el tiempo justo en las superficies comerciales. Vamos a cumplir una misión: tachar cada elemento de nuestra lista y después regresaremos sanos y salvos a casa. Recuerda que en Internet hay que tener aún más cuidado con no dejarse tentar por las ofertas.
“Compra solamente lo necesario. Lo superfluo, aunque cueste sólo un céntimo, es caro” (Lucio Anneo Séneca) Clic para tuitear

4. Paga siempre en efectivo

Éste va a ser un consejo habitual en nuestro blog. Pagar con tarjeta de crédito es cómodo pero no te permite ser consciente del gasto que realizas en cada compra. Es mejor ir al cajero, sacar la cantidad que hayas decidido y pagar en metálico. Así te será más fácil cumplir con el presupuesto y no acabar en números rojos. Cada vez más comercios permiten el pago a plazos pero desde nuestro blog no recomendamos la financiación, a no ser que sea estrictamente necesario. Si no puedes permitírtelo, es mejor contemplar otras posibilidades. No olvides el sabio consejo del inversor más exitoso de todos los tiempos:
“Si no puedes pagarlo, no lo compres” (Warren Buffett) Clic para tuitear

5. Regala creaciones propias

El handmade, DIY (Do It Yourself) o “hazlo tú mismo” es una tendencia en auge y puede ayudarnos a ahorrar en Navidad. Las manualidades no son sólo cosas de niños, atrévete con ellas y sorprende a los tuyos. Sabemos que lo más cómodo es limitarse a comprar regalos, más aún si es por Internet. Se ha perdido esa costumbre que teníamos de pequeños de regalar a nuestros padres algo hecho con nuestras propias manos. Esa tarjeta o ese cenicero de arcilla que tanta ilusión hacían. Todos recordamos un regalo realizado por nuestros hijos, sobrinos o hermanos. Puedes crear detalles navideños y pedir a los pequeños de la casa que te ayuden. Además de ahorrar, desarrollarás tu creatividad y te servirá como terapia antiestrés.

6. Reutiliza ropa de otros años

Recicla trajes y vestidos de gala de otros años o de otros siglos, lo vintage siempre triunfa. Por ejemplo, el vestido de la Nochebuena del año pasado es perfecto para la Nochevieja de este año. O el de la cena de empresa del año pasado para la cena con tus amigos de este año. Para saber qué ropa llevabas en cada ocasión mira las fotos de años anteriores. En Nochevieja puedes ponerte la misma ropa año tras año, estarán todos tan borrachos que no se darán cuenta que repites. Eso sí, intenta no engordar hasta que acaben las Navidades para que te valga la ropa del año pasado. Aunque lo mismo el año anterior habías hecho los deberes y ya habías engordado para estas fechas. Recuerda que la Navidad cada vez comienza antes.
“Yo ya estoy empezando a engordar antes de la Navidad, que luego todo son prisas” (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

7. Regala experiencias personalizadas

Te proponemos planificar tú mismo las experiencias, siguiendo el consejo del Do It Yourself (DIY). Puedes diseñar una gymkana en Nochevieja para disfrutar con tus amigos y/o pareja y convertirse en la mejor Nochevieja de vuestra vida. O diseñar una excursión con la familia para pasar un día en ese lugar que tanta ilusión os hace. Conlleva un gasto de tiempo considerable pero merecerá la pena. Obviamente, existen en el mercado cajas, cofres o cupones que te prometen experiencias inolvidables. Si lo que deseas es simplemente cumplir con el compromiso es una buena opción. No tienes que pensar mucho y son más o menos económicas, como las colonias o los pijamas que se han regalado toda la vida. Una experiencia personalizada, en cambio, supone involucrarse y esto marca la diferencia.
“Las cajas de experiencias son los nuevos pijamas” (Con el ahorro me forro) Clic para tuitear

8. Planifica los viajes con antelación

Para ahorrar en Navidad hay que tener en cuenta los gastos en desplazamientos. En cuanto sepas dónde y cuándo quieres viajar consigue tu billete. Cuanto antes reserves el alojamiento, más barato te saldrá. En nuestro apartado Ahorrar en viajes tendrás más información acerca de este tema. Viaja para disfrutar y no necesariamente para ver a la familia, como recomendamos siempre desde nuestro blog. Si has pensado en hacer turismo rural, reserva con tiempo, puesto que se ha puesto de moda pasar la Nochevieja en una casa de campo y están muy solicitadas.

9. Compra y vende objetos de segunda mano

En estas fechas, el mercado de segunda mano está que echa humo. Cada vez recurrimos más a la compra de objetos seminuevos como adornos, árboles de Navidad, belenes o complementos de todo tipo. Esto presenta una doble oportunidad: por un lado ahorramos en nuestras compras y por otro podemos vender lo que no usemos y sacar un dinerito. Para ello tenemos aplicaciones para móvil, páginas web, tiendas de segunda mano e incluso mercadillos al más puro estilo americano.

10. Espera a las rebajas

Es el último consejo que te proporcionamos para ahorrar en Navidad. En este caso tenemos en cuenta el tiempo pero de otra manera. En vez de adelantarnos, dejaremos pasar las Navidades. Nos referimos sobre todo a los regalos para los Reyes Magos. Si puedes esperar un par de días, podrás comprar lo que quieras en las rebajas. Para los que no sean capaces de aguantar sin regalos, puedes tener un detalle previo hecho con tus propias manos o una experiencia personalizada, como comentábamos en las propuestas anteriores.

Conclusión

Como habrás podido observar, con estas sugerencias no sólo ahorrarás tiempo y dinero, sino que harás más felices a tus seres queridos y, en consecuencia, a ti mismo. No se trata sólo de ahorrar en Navidad, sino de disfrutar al máximo de estas fiestas. Éste puede ser un momento idóneo para reflexionar acerca de nuestras prioridades. Si realmente nos importa alguien, podemos hacérselo saber y verlo con más frecuencia. No hay que esperar a las siguientes Navidades, porque la vida no espera a nadie.
Si conoces algún truco más para ahorrar en Navidad sin dejar de disfrutar, compártelo con nosotros.

¿Te ha gustado el artículo?

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 basado en 1 votos
promedio 5,00 de 5 estrellas
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!